El Engaño

Seguro que has escuchado alguna vez eso de “las apariencias engañan”… En este caso, tiene que ver con el hecho de que una persona joven (muy joven) sabe lo que quiere, pone toda la carne en el asador para conseguir sus propósitos, pero tal vez no todos apostaban por su éxito.

Cuando Juan Gálvez decidió montar su propio negocio, muchos pensaron que era una locura, que no era el momento… Pero él tenía una idea muy clara en la cabeza: tener un bar de copas pequeñito, con encanto, que pudiese gestionar él solo y poder luchar así por un futuro cerca de su familia. Así nació El Engaño.

Quien haya tenido la suerte de conocer a Juan se habrá dado cuenta de que es un chico encantador, que mima los detalles y sabe de entrada lo que le gusta y lo que no. Antes incluso de encontrar el local para su bar, ya tenía la estética pensada: con algunos toques barrocos, pero a la vez, un sitio sencillo y práctico. De la decoración ya se encargaba él… sólo faltaba la imagen corporativa para poner el broche a su negocio, y ahí es precisamente donde entra mi trabajo. Lo cierto es que tuve libertad para realizar las propuestas, y no tardamos demasiado en llegar a la imagen definitiva, que muestro a continuación:

Imagen corporativa para "El Engaño", bar de copas.

El logotipo de El Engaño estará presente en las dos fachadas del local, las tarjetas de visita, así como en la lista de precios y en la carta de bebidas:

 

Tal y como se puede observar en las fotografías anteriores, el marco dorado que envuelve el logotipo no es casualidad, sino que tiene que ver con los detalles decorativos del propio local y que le imprimen su sello personal.

No entraré en detalle sobre la organización de la carta o la lista de precios, pues sigue la misma linea sencilla que el resto de la imagen corporativa. Pero como anécdota, diré que creo que ha sido el primer proyecto en el que he tenido que organizar la información escrita en una servilleta… “cosas del directo”, que dirían algunos…